¿por qué te cuesta disfrutar?

Durante diez años me costó mucho disfrutar a diario en el trabajo.

No fue el único motivo que me hizo sufrir, pero sí uno de los motivos que me provocó alguna depresión. Sin embargo, no fue el motivo principal de mi primera depresión. Sufrí mi primera depresión dos años antes de recibir el diagnóstico de trastorno bipolar.

Ahora es justo lo contrario. Encontré la manera de disfrutar y nunca más he vuelto a deprimirme. Sé lo que necesito y me lo doy sin juzgarme. Y eso el lo que precisamente hago.

¿Qué crees que te hace tan difícil disfrutar? Si lo quieres compartir, aquí queda para los lectores.

¿qué pudo marcar un antes y un después en la aparición de los primeros síntomas?

 

Cuando sufrí mi primera depresión, llevaba cinco años con muchas dificultades en mi trabajo. No encontraba mi lugar y me costaba mucho aprender algo todos los días, y al ritmo que necesitaba. Pronto me di cuenta de que tenía que cambiar de tareas en cuanto ya las dominaba. Además, cada día tenía más miedo a tomar el relevo de una empresa que me venía muy grande.

Una situación inesperada me causó pánico. Todos los días me ocultaba y hacía como que no pasaba nada, pero por dentro cada día estaba peor.

¿Y tú? ¿Quieres que copie y pegue para todos tu respuesta como anónimo?

 

¿qué es lo que puede haber desencadenado tu hipomanía o manía?

 

Hace veinte años, necesitaba desesperadamente salir de una situación que me ahogaba. Como vía de escape, estaba obsesionado con dejar un trabajo para montar una empresa o un negocio. No me sentía capaz y quería demostrarme mi valía. La idea era muy recurrente y no era consciente de que me había envenenado con ella de una manera excesiva. Debido a una situación puntual, llegué a la conclusión de que era capaz de cualquier cosa y mi cabeza salió volando.

Me sentía tan bien que no necesitaba dormir y las ilusiones de futuro eran imparables. Fue la primera vez que sentí la euforia de la manía. Ser consciente de lo que me hacía tanto daño, me ha permitido la recuperación. Con el tiempo, fui identificando otros riesgos y pude atajarlos. Hoy es el día en que ya no siento ningún riesgo porque no tengo ninguna sensación de alarma.

Aunque tu experiencia puede haber sido muy diferente, piensa en lo que puede tener en común. Si escribes aquí tu comentario, puede que ayudes a otros a conocerse mejor y comprender lo que les pasó. Aunque no es un proceso fácil ni rápido, la remisión es posible. Es el motivo por el que sigo dedicándome a Esperanza Bipolar. Gracias por escribir.

¿Cuál es la mayor fuente de estrés en tu trabajo?

 

 

Muchas personas con trastorno bipolar no podemos trabajar. A mí me reconocieron una incapacidad debido a un accidente que me dejó dolor crónico como secuela. El estrés parece ser una de las debilidades que impide que las personas con bipolaridad no puedan trabajar.

En mi caso particular, lo que más me estresaba era no tener algo que hacer que me motivara todos los días. Otros tienen otro tipo de problemas, aquí se trata de pensar un poco. Dicen que sólo dos de cada ocho personas con una enfermedad mental trabajan.

¿Qué es lo que a ti te impide tener un trabajo y no sufrir?