¿por qué te cuesta disfrutar?

Durante diez años me costó mucho disfrutar a diario en el trabajo.

No fue el único motivo que me hizo sufrir, pero sí uno de los motivos que me provocó alguna depresión. Sin embargo, no fue el motivo principal de mi primera depresión. Sufrí mi primera depresión dos años antes de recibir el diagnóstico de trastorno bipolar.

Ahora es justo lo contrario. Encontré la manera de disfrutar y nunca más he vuelto a deprimirme. Sé lo que necesito y me lo doy sin juzgarme. Y eso el lo que precisamente hago.

¿Qué crees que te hace tan difícil disfrutar? Si lo quieres compartir, aquí queda para los lectores.

¿qué pudo marcar un antes y un después en la aparición de los primeros síntomas?

 

Cuando sufrí mi primera depresión, llevaba cinco años con muchas dificultades en mi trabajo. No encontraba mi lugar y me costaba mucho aprender algo todos los días, y al ritmo que necesitaba. Pronto me di cuenta de que tenía que cambiar de tareas en cuanto ya las dominaba. Además, cada día tenía más miedo a tomar el relevo de una empresa que me venía muy grande.

Una situación inesperada me causó pánico. Todos los días me ocultaba y hacía como que no pasaba nada, pero por dentro cada día estaba peor.

¿Y tú? ¿Quieres que copie y pegue para todos tu respuesta como anónimo?

 

¿cómo has logrado no volver a deprimirte?

 

Después de cuatro depresiones, aprendí a no volver a deprimirme. Primero tuve que dar un cambio radical en mi vida y empezar de cero en cierta manera. Me dejé llevar y descubrí cosas que me empezaron a atraer e interesar. Acumulé todas las que pude, y hasta hoy.

Aunque he pasado por situaciones de estrés no me he vuelto a deprimir. Mis primeras depresiones se cuajaron en circunstancias muy estresantes para mí. Muchas otras cosas me ayudaron a no deprimirme. Tener sueños por cumplir y perseguirlos con paciencia también fue clave en mi recuperación.

¿Y tú? ¿Cómo lo hiciste o lo estás haciendo?

 

 

¿qué es lo que puede haber desencadenado tu hipomanía o manía?

 

Hace veinte años, necesitaba desesperadamente salir de una situación que me ahogaba. Como vía de escape, estaba obsesionado con dejar un trabajo para montar una empresa o un negocio. No me sentía capaz y quería demostrarme mi valía. La idea era muy recurrente y no era consciente de que me había envenenado con ella de una manera excesiva. Debido a una situación puntual, llegué a la conclusión de que era capaz de cualquier cosa y mi cabeza salió volando.

Me sentía tan bien que no necesitaba dormir y las ilusiones de futuro eran imparables. Fue la primera vez que sentí la euforia de la manía. Ser consciente de lo que me hacía tanto daño, me ha permitido la recuperación. Con el tiempo, fui identificando otros riesgos y pude atajarlos. Hoy es el día en que ya no siento ningún riesgo porque no tengo ninguna sensación de alarma.

Aunque tu experiencia puede haber sido muy diferente, piensa en lo que puede tener en común. Si escribes aquí tu comentario, puede que ayudes a otros a conocerse mejor y comprender lo que les pasó. Aunque no es un proceso fácil ni rápido, la remisión es posible. Es el motivo por el que sigo dedicándome a Esperanza Bipolar. Gracias por escribir.

¿has sentido que alguna vez has idealizado algo?

 

Hace muchos años idealizaba mi futuro de una manera muy fantástica. Hacerlo me llevó a sufrir una hipomanía y sentí por primera vez lo que es sentirse mejor que muy bien. Dormir muy poco, sentirme demasiado estimulado y con muchas ideas de futuro muy alejadas de mi realidad, fueron las señales de que aquello no acabaría bien. Desde que he comprendido lo que me pasó, y otras muchas cosas, no he vuelto a sufrir los síntomas del trastorno bipolar y me siento muy bien. Sentirse muy bien es mejor que sentirse mejor que muy bien.

He escrito este comentario para que los demás puedan reflejarse en mi experiencia y en la de otras persona. Si quieres escribir el tuyo y contestar a esta pregunta, podrás hacer que otras personas que todavía sufren aprendan algo importante.

¿Has conseguido evitar la depresión durante mucho tiempo?

 

Hace diez años que tuve mi última depresión. Nunca más he vuelto a sufrir por esa razón. Durante los últimos años he aprendido que resulta muy difícil que caiga en una depresión si tengo motivos e ilusiones para vivir. Me parece recordar haber sufrido cuatro depresiones en toda mi vida.

Ahora ando sobrado de motivos e ilusiones. Mi vida cambió de forma radical cuando encontré algunos muy importantes para mí. Mi experiencia es una más, y de lo que se trata aquí es de que los visitantes de esta página lean la tuya.

¿Cuánto tiempo llevas sin deprimirte? ¿Cómo crees que lo has logrado?

 

¿qué es lo que más te dificulta la vida?

 

 

Durante más de diez años, lo que más me dificultó la vida fue no encontrar algo a lo que dedicarme que me resultara estimulante. Sufrí varias depresiones como consecuencia de esa situación. También sufrí muchos problemas de estrés laboral y el miedo creció dentro de mí como una espuma invisible. Ahora ya no siento miedo.

Desde hace diez años disfruto de la vida casi todos los días del año. Por fin, hace casi dos años, logré aprender  a no estresarme. Ha sido una sensación nueva para mí y ahora me siento más libre y más capaz de hacer algunas cosas que me quedan por hacer.

Lo importante no es mi vida. Lo importante es el comentario que dejes aquí debajo para mostrar un pequeño trozo de la tuya. Como siempre te digo, muchas gracias por compartir.

¿qué te gustaría hacer y no puedes?

Conozco personas con trastorno bipolar que dicen no tener limitaciones. Otras, todo lo contrario. Yo durante veinte años me he sentido con algunas limitaciones que tenían que ver con mi capacidad de soportar algunas formas de estrés.

Hoy es el día que ya no siento ninguna limitación. Me ha costado bastante tiempo ir manejando algunas situaciones y, al final, lo he conseguido.

Cuando dejé de sufrir los síntomas, todo empezó a ser más fácil. Con la estabilidad emocional, todavía más.

 

¿Cuál es tu situación? ¿Qué te gustaría hacer y no puedes?

 

Gracias por dejar tu comentario. En Facebook recogeré algunos para copiar y pegar aquí. Así cualquiera puede leerlos.

¿qué sensaciones físicas te ponen en estado de alerta?

 

Ya no siento estrés en ninguna situación. Llegar a este punto diagnosticado con trastorno bipolar me ha permitido sentirme mucho más tranquilo. Antes, siempre que pasaba por una situación que me desbordaba tenía que parar a relajarme. Después me obligaba a pensar sobre lo que me había pasado para sacar conclusiones e intentar no volver a sentirme mal. También me ponía en estado de alerta y trataba de analizar qué me estaba pasando. ¿A ti te pasa? ¿A menudo? ¿Y qué haces?